El mundo a través del Storytelling

NQYXjz

By Wojtek Witkowski

Estamos hechos de historias.

Mira la imagen e imagina

¿Cuántas historias caben en ella?

Por eso quiero profundizar en el tema del  “Storytelling”. Con este nombre designamos lo que comúnmente se llama “narrativa”. Aunque hace ya mucho que aparece  en el mundo educativo, parece que es ahora, cuando se traslada al mundo empresarial, cuando comienza a tener relevancia.

Siempre se ha sabido que a los niños hay que contarles cuentos, que leer beneficia su aprendizaje desde el punto de vista de vocabulario y comprensión lectora. Pero parece que se van obviando algunos motivos más relevantes.

Las historias ayudan a los niños a ganar autonomía. Y cuando hablamos de autonomía lo hacemos en toda su extensión. Desde el punto de vista emocional, facilitando la inmersión en diferentes identidades que le permiten construir su propia personalidad, favoreciendo la creatividad y la imaginación que resultan ser las fuentes primeras de las resoluciones de problemas posteriores, hasta el hecho de fomentar su autoaprendizaje y pensamiento crítico.

Este campo del storytelling lo podemos relacionar con los juegos. Ya que en casi todo juego hay una historia detrás que lo respalda. Esta unión de ambos sólo puede beneficiar el aprendizaje significativo de cada uno.

Es increíble que en la era digital en la que nos encontramos, de pura comunicación en todos los sentidos, se esté perdiendo el primer paso en el fomento de la competencia lingüística y comunicativa.

Las ventajas del storytelling tienen su base precisamente en el hecho de contar la historia. Por un lado se transmite información, se fomenta la creatividad, busca la comprensión del oyente, busca la empatización con los personajes, busca otro tipo de conocimientos sobre todo lo que se cuenta en la historia. Pero estamos hablando de oírla y de contarla. Los alumnos en la escuela no pueden limitarse a escuchar el cuento, y ya está. Tienen que trabajarlo, exponer sus puntos de vista, y crearlas ellos mismos. Y esto desde la etapa de infantil. Actualmente existen muchísimas herramientas analógicas y digitales que permiten y facilitan este aprendizaje de un modo más motivador y lúdico.

Cada historia nos hace ver diferentes contextos, identidades y objetos que nos ayudan a ampliar nuestro conocimiento del mundo y con ello a compartirlo para otras experiencias diferentes. El auténtico storyteller transmite una información concreta a través de la historia, y ese es el motivo de que de una manera lúdica y atrayente podamos emplear esta técnica en la escuela para fomentar el aprendizaje hacia algo.

Como dice Andrew Stanton (TED TALKS)  la narración o el storytelling tiene como finalidad guiar a través de la historia, desde un principio a un fin, hacia una cuestión, a ser posible verdadera, que facilite nuestra comprensión de la misma, y de dónde estamos nosotros respecto a ella. De esta manera, nos comprendemos mejor a nosotros mismos, nuestra identidad, y la misma dentro del mundo.

Es un hecho científico probado que los mecanismos neurológicos que se ponen en marcha cuando una historia nos llama, de alguna manera, la atención provoca nuestros posteriores actos y pensamientos. Igual que este hecho se está utilizando a nivel de marketing ¿porqué no aprovechamos el storytelling en todo su esplendor para aprender más y mejor? La realidad es que cuando un alumno se siente motivado e implicado en una historia logra un aprendizaje más significativo, y esto llevará  a más inferencias y aprendizajes. Entonces ¿cuál es el problema en utilizar está técnica en el aprendizaje del contenido curricular?

¿Cuántas veces hemos visto vídeos en las redes sociales que compartían  la historia de alguien enfermo, audaz, etc? y ¿cómo ha afectado esto a nuestras decisiones posteriores? El storytelling provoca que determinadas sustancias neuroquímicas se pongan en marcha dependiendo de cómo nos afecta la historia y esto provoca ese comportamiento posterior.

Volvemos aquí con la importancia emocional del aprendizaje y como es esencial cultivar esa inteligencia emocional que todos tenemos. El storytelling pone de manifiesto ese vínculo emocional que aparece entre la historia en cada uno, de manera individual. Y es, justamente ese feedback emocional lo que favorece la efectividad del aprendizaje.

Pero, en estos momentos, debemos avanzar un paso más en la escuela utilizando este recurso. La necesidad del diálogo, la colaboración y cooperación entre estudiantes, docentes y padres para beneficio de toda la sociedad, hace necesario que esta narrativa se de en determinados circunstancias idóneas para ello. Así cambiar la clase al uso y salir fuera, explorar contenidos, investigar situaciones de manera que los estudiantes sean capaces de implicarse emocionalmente con los hechos que observan y poner su granito de arena en la elaboración de los diferentes proyectos, a través de esta narrativa personalizada de cada uno y poniendo en común las ideas. Que sean capaces de construir su propio storytelling desde la experiencia.

Pongamos el caso del medio ambiente. Los alumnos deben explorar desde donde están ellos situados, su escuela, en una ciudad o en el campo, la diferencia de aire, de vegetación, etc. Nos metemos de lleno en ese proyecto y a partir de sus investigaciones le toca la hora a su storytelling. Bien puede ser a través de  un cuento, bien a través de las diferentes ideas recogidas a modo de mapa conceptual, bien con imágenes o vídeos de la naturaleza, con animaciones, están creando en todos los casos su particular historia del medioambiente y eso es lo que hace que sea personal, que esté vinculado con sus emociones y que, si está bien estructurada la historia, sean capaces de implicar al resto de las personas que les rodean. Porque en todo este proceso ha habido un período de exploración y de reflexión del proceso, han compartido ideas para elaborar un producto final, una historia realmente donde han participado todos de manera activa y significativa.

En esta historia también participa la creatividad y la motivación. Podemos partir de ideas previas lanzadas sobre un mural para delimitar el objetivo de la historia, podemos realizar storytelling guiado por el docente para sugerir iniciativas. Debemos buscar la manera en que se impliquen directamente en el proceso y eso no se hace estando encerrados en el aula. Hay que salir del recinto cerrado, explorar todo el centro educativo, sus alrededores, los espacios virtuales.

Hay que crear historias personales, leer sucesos reales que nos lleguen al alma, porque sólo así será significativo y duradero el aprendizaje.

Las posibilidades del storytelling en el campo del aprendizaje son infinitas. La implicación personal con la historia, la mayor retentiva por el impacto, y el proceso reflexivo que sucede desde el inicio de la historia, la historia en sí misma y el resultado final hacen que pueda utilizarse para cualquier aprendizaje útil.

Y tomando contacto con su realidad más emocional implica que tenga la oportunidad de servir a la comunidad como acto socializador. La vida está llena de historias individuales y el storytelling permite comunicarlas para implicar y construir una nueva comunidad social.

El proceso de contar una historia provocan en el autor y el oyente todo un recorrido vital que proporciona un recuerdo intenso de cada parte de la historia. En el aprendizaje es necesario recurrir en ocasiones a la memoria y la mayoría de la población cuenta con un porcentaje mayor de memoria visual. Esto hace que cuando se ve una historia a través de una película o en juego sea más fácil recordarla, pero que incluso cuando se escucha y se pone atención a las palabras de la historia imaginando como ocurre también se facilite ese proceso memorístico porque el storytelling facilita la conexión con lo que se está contando.

La idea principal del storytelling es llegar al lector, influir de manera emocional en él de manera que lo que transmite permanezca en el tiempo. La verdadera esencia no es quedarse en la simple historia siguiendo unas pautas establecidas de introducción/nudo/desenlace. Lo verdaderamente importante es como esa historia está construida a partir de muchas historias, porque la implicación afectiva en el proceso conlleva la utilización de muchos sentidos. Una historia tiene diferentes matices que pueden crear y desarrollar nuevas historias.

Como comentaba Tracey Chevalier a partir de un pequeño detalle como puede ser un cuadro, crece simultáneamente una historia, por un lado la verdadera que creo el artista, por otro lado cada una de las historias que podemos imaginar los demás acerca de a cuento de qué ese cuadro.

Los beneficios que nos proporciona el storytelling aplicados a la educación son numerosos. No solo desarrollar competencias lingüísticas y comunicativas, además favorece la creatividad desarrollando el pensamiento divergente de los alumnos, tanto al escuchar historias como al crearlas porque siempre hay un constante feedback, aunque no sea en alto. Cada uno reflexiona e interioriza la historia a su manera en función de sus conocimientos previos y establece una base para ella.

La vinculación emocional provoca la identificación con los personajes o escenarios lo que lleva a visualizar diferentes entornos desde una base segura y por tanto favorece la adaptación a diferentes entornos sin riesgos psicológicos ni físicos.

Ya he hablado en otras ocasiones del uso del storytelling en el aula, y no debemos pasar por alto que favorece el aprendizaje cooperativo en busca de una historia común y social que nos devuelve al hecho de que los seres humanos somos seres sociales por excelencia y que resulta ser algo necesario para el aprendizje.

No pierdas de vista tu alrededor e imagina

¿Cuántas historias eres capaz de inventar?

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: