Aprendizaje justo a tiempo (JiT)

Infografía JiTHasta ahora el sistema educativo ha estado basado o focalizado generalmente en la enseñanza, no en el aprendizaje. Poco a poco vamos viendo que esa pasividad que se ha generado en el alumno no funciona, generando contenidos estandarizados y obsoletos, sin utilidad práctica alguna y desmotivando ese aprendizaje que en realidad es el quid de la cuestión.

La metodología JiTT es aquella que nos acerca el aprendizaje justo al momento en que lo necesitamos.

Pasamos del contenido general o estándar a un contenido personalizado o a la carta. Tanto es así que ya empezamos a ver proyectos de grados universitarios a la carta, donde se recogen los itinerarios que cada alumno prefiere en función de sus circunstancias personales y alejando la idea de que todo sirve para todos. De igual manera se están creando los primeros IMOOC (Intelligent Mooc), donde también se reflejan los distintos itinerarios que se pueden seguir según nos interese.

Pasamos a un sistema 24 horas, interactivo, proporcionando esa actividad que echábamos de menos por parte del alumno. Se une a todo ello el empleo de la tecnología, por ejemplo, con cuestionarios online de evaluación previa y continua, que permite personalizar los contenidos de acuerdo a las necesidades de los alumnos y que se está poniendo en práctica en algunas universidades junto con elementos de gamificación, como son los llevados a cabo por Alfredo Prieto, o la inclusión de la flipped classroom, que permite economizar el tiempo de aprendizaje en el aula mejorando notablemente las pruebas evaluativas. El e-learning se ha revolucionado y ya está asentado en el sistema educativo aunque sea de una manera algo informal.

Las consecuencias de esta nueva metodología JIT tratan de paliar la pasividad del alumnado propiciando nuevos entornos colaborativos, actualizados a la realidad de su tiempo, favoreciendo un análisis crítico de las múltiples perspectivas que ofrece cada problema y una respuesta práctica y rápida a la misma, generando confianza y motivación hacia el aprendizaje.

Esta técnica que comenzó a utilizarse a nivel empresarial reduciendo los costos, mejorando la producción y la calidad de los productos, se traslada al sistema educativo buscando justamente lo mismo, mayor calidad en el aprendizaje, más eficacia y efectividad y sin un costo mayor. La filosofía inherente a la nueva metodología trata simplemente de mejorar el acto educativo.

Comparando con otras situaciones educativas es cómo cuando a un niño le regañas mucho tiempo después de que haya cometido el acto negativo, entonces no relaciona el castigo con ese acto y se desmotiva. La idea es similar. Necesitamos proporcionar los ingredientes del aprendizaje cuando los necesitan aplicar y ganar la experiencia con ese simulacro real en el momento, para evitar que ese contenido quede vacío y olvidado, para lograr un autentico aprendizaje.

En definitiva, dejamos de perder el tiempo en algo que no es útil, en un aprendizaje vacío de contenidos, que es lo mismo que decir en nada, simplificamos el proceso de enseñanza-aprendizaje y diseñamos estructuras que nos proporcionan las claves personalizadas del aprendizaje de cada alumno, de manera que ofrecemos contenidos en función de cómo los están utilizando y les están resultando útiles a nuestros alumnos.

Os dejo una infografía con herramientas útiles para ponerla en práctica  (asegúrate de encontrar los enlaces directos a cada una):

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: