Comunidad emocional al rojo vivo

timeline trimestre innovadorLlevo tantos meses sin parar que no he tenido tiempo de pararme un minuto a  pensar pero hoy he sentido la necesidad de expresar de alguna manera el subidón emocional que han supuesto los últimos meses para mí y aquí hago un repaso de todo ello.

Comenzaba septiembre y me comprometía más profundamente con Espiral en una aventura épica de fin de semana donde la ilusión, el compartir y crecer juntos fueron todo uno. Nuevas amistades y caminos por recorrer juntos en favor de la innovación educativa con elementos clave como formar parte de una comunidad educativa importante con ganas de trabajar por la educación. Un fantástico encuentro y una lección de vida que mantenía mi convicción de crecer personal y profesionalmente. Conocidos, menos conocidos y desconocidos que a partir de entonces están presentes en mi día a día y con los que comparto momentos únicos. Por mencionar a algunos, gracias a Juan Carlos, Ana, Héctor, Josep, Pepe, Gemma, José Luis, Javier y Julián.

Comenzaba también una etapa profesional rica en colaboradores con especial atención a Garbiñe, Azahara y Miguel Ángel, y el gran equipo del INTEF que han entrado por la puerta grande en mi PLN.

Continuaba octubre y surgían nuevos eventos. Destaco el de Auméntame y el SIMO donde me reencontraba con compañeros de viaje, descubriendo experiencias magníficas del entorno educativo y compartiendo momentos especiales como los vividos con Azahara, Chema, Chus y Javi.

Llegó noviembre y llegó el CITA, evento único donde los haya desde que lo descubrí el año pasado, con unos anfitriones de lujo, Carmen y José Luis y donde para empezar a disfrutar desvirtualicé a Dolores y Ana, compañeras de redes y amigas y formé parte de la presentación de la nueva etapa de #Dibújamelas dentro del equipo coordinador donde, además de Dolores y Ana, me acompañan Garbiñe, Ramón y Rocío.

Pero todavía había más y es la magnífica experiencia vivida este pasado fin de semana en Barcelona con el Tour Docentes Innovadores. Una experiencia que me ha permitido descubrir el valor añadido de formar parte de una comunidad de gamificadores comprometidos con su trabajo, de rejuvenecer junto a ellos compartiendo anécdotas y momentos muy especiales que me han dejado, a pesar del agotamiento físico, ganas de más. Recordar a Raquel, Jaione, Javi, Michael, Salva, María, Natxo, Christian, Laura y Ángel entre otros y a la nueva comunidad que siguió creciendo con el #innobar5 en donde incluyo grandes como Moisés, José, Javier y David en lo que ha supuesto un fin de semana memorable.

Todo esto no sería posible sin ilusión. Esa palabreja que circula por la red y que es tan real como os cuento en esta reflexión.

 ¡Hacia las  utopías y más allá!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: