Mejora de las habilidades sociales de nuestros alumnos de cara a un futuro más feliz

La necesidad de adecuar el comportamiento de nuestros alumnos a la sociedad en la que viven tiene su origen en las habilidades sociales que aprendemos desde pequeños, primero en la familia y luego en la casa. Poco a poco la escuela entra a poner en práctica, o más bien, debería poner en práctica el llamado coaching educativo como una fuente extra de motivación, de enseñar a los alumnos a autoregular su conducta, a aprender de sus errores, a tolerar la frustación y en definitiva a empatizar con todas aquellas conductas que les rodean apra canalizar adecuadamente la suya propia.
En el siguiente vídeo escuchamos la importancia que tiene el desarrollo de la inteligencia emocional y de las habilidades sociales para que nuestros niños contemplen un futuro feliz y sepan adaptarse a su entorno sin mayores complicaciones dándoles la oportunidad de desarrollar un proyecto de vida feliz.

Saludos

A %d blogueros les gusta esto: