Hablamos de sentido

Cuando tratamos el tema sensorial, solemos hacerlo a través de cada uno de los sentidos individualmente, como órganos. Así, cuando alguien tiene alguna dificultad de aprendizaje porque parece que no ve bien, inmediatamente acudimos a un oftalmólogo para hacer una revisión visual. Pero, en ocasiones, el órgano está bien, pero no la interpetación que hace el cerebro de lo que transmite ese órgano. Es aquí cuando acudimos a lo sensorial, nuevamente.

A raíz de mi participación en la MasterClass de Integración Sensorial de la UNIR impartido por Mª del Carmen García-Castellón, he querido hacer un amplio resumen de lo allí visto en vías de clarificar conceptos que en ocasiones se mezclan y confunden.

Las Sensaciones en el Cerebro

Cuando hablamos de integración sensorial lo hacemos desde el punto de vista donde el cerebro integra las diferentes sensaciones que recibe para la utilidad de las mismas. Es un hecho inconsciente que bien al mover la mano y acercarla al fuego nuestro cerebro inmediatamente responde quitándolo porque sabe que el fuego quema y que debemos cambiar la mano de posición para evitar el daño. En este aprendizaje ha invertido la integración de diferentes sensaciones aprendidas por distintas vías. Esto ocurre si hay una correcta percepción e integración sensorial que lleva al aprendizaje. Podemos decir que lo normal es que los niños hasta los 6-7 años de edad estén en ese camino de aprendizajes sensoriales (período sensoriomotor de Piaget).

Pero, en ocasiones, no hay tal aprendizaje por problemas en la integración sensorial de todos los elementos. Para ello no basta con analizar el funcionamiento de los distintos órganos sensoriales de manera individual, en ocasiones el problema está en la transmisión de esa información que recibe cada órgano al cerebro. Para ello es conveniente que los educadores conozcan una serie de pautas de detección de posibles problemas para derivarlo al especialista oportuno, y, porque es en la escuela, donde más fácilmente se detectan estos problemas, quizá por el número de horas que pasan en ella y la variedad de actividades que realizan.

En definitiva hay que analizar y evaluar las siguientes capacidades:

  • La percepción visual
  • La percepción auditiva
  • El lenguaje, en cuanto a su forma, contenido y uso
  • La motricidad gruesa
  • La motricidad fina
  • La lateralidad(dominancia hemisferial) y dominancia espacial y temporal.
  • Área vestibular
  • Escritura, lectura y cálculo

A continuación presentamos una serie de indicios que pueden dar muestra de un problema de integración sensorial en el niño:

  •  Escasa movilidad de gateo, tardanza al caminar, torpeza de movimientos.
  • Desarrollo del lenguaje tardío.
  • Motricidad fina escasa y torpe (se salen al colorear, recortan mal, torpeza en las manos).
  • Sienten molestias ante  elementos lumínicos y sonoros.

La Masterclass fue ante todo práctica y útil y se nos mostraron diversas pruebas a realizar a los alumnos para evaluar sus distintas capacidades. Por este orden, ante la presencia de alguna prueba de posible falta de integración sensorial estas son las pruebas que debemos pasarles:

  • Prueba de lateralidad, que confirme la dominancia de un lado hemisferial sobre el otro: de mano (coger el teléfono), pie (chutar un balón), ojo ( mirar por un tubo) y oído ( escuchar la pared).
  • Prueba de orientación espacial ( respecto de sí mismos, del entrevistador y del entorno). Aquí otro enlace interesante.

 

  • Prueba de orientación temporal ( dia/noche).
  • Valoración de la percepción visual a través del Test de Frostig (coordinación viso-motriz, figura-fondo, constancia de forma, posición en el espacio y relaciones espaciales). Evaluación de la lectura ( movimientos sacádicos, a través de pruebas como TALE y PROLEC) y donde se pone énfasis en aquellos niños que no son capaces de leer facilitándoles el proceso a través de la grafía, los sonidos y el gesto y poniendo especial énfasis en el punto articulatorio de la lengua.

 

  • Valoración de la percepción auditiva. Además de la audiometría y comprobar si sufre una hipersensiblidad auditiva ante la molestia de determinados sonidos que el dificultan la atención hacia algo concreto se le practican pruebas PAF de discriminación de sonidos para comprobar su conciencia fonológica, test de reconocimiento auditivo, memoria auditiva a partir de la Escala McCarthy, prueba del cierre auditivo a través del test de Illionois de aptitudes psicolingüísticas, ritmo a través de las estructuras rítmicas de Satmbak, de localización espacial auditiva.
  • Valoración del desarrollo del lenguaje. Evaluación de labios, lengua, dientes y paladar y frenillos. Se evalúa a través del Test de Illinois de Aptitudes Psicolingüísticas, que integra un conjunto de pruebas de procesos perceptivos, comprensivos y expresivos necesarios apra evaluar el lenguaje. Y el Test Boehm de conceptos básicos.

 

  • Valoración de las habilidades motoras gruesas y finas. Análisis del sistema vestibular para una correcta integración muscular, evaluar la motricidad fina a través de las destrezas de la mano (lateralidad, fuerza, praxias manuales), evaluación de la motricidad gruesa(arrastre, gateo, marcha).

Con esto finaliza mi resumen de la Masterclass a la que he añadido algunos enlaces interesantes que pueden resultar útiles para hacerse una idea de cómo se evalúan las distintas capacidades.

Considero que todo educador debería estar instruido en este campo ya que a diario nos encontramos con alumnos de todo tipo, especialmente ante la creciente diversidad en el aula, debemos estar preparados para atenderles lo mejor que podamos y ofrecerles las oportunidades educativas que merecen.

Debo felicitar tanto a Mª del Carmen García-Castellón por su paciencia, dedicación y autoría de un magnífico curso que debería ser de obligado cumplimiento en el Grado de Maestra de Educción Infantil y Primaria, así como al estupendo equipo de MasterClass de la UNIR y mis compañeros de curso por todas sus aportaciones.

A %d blogueros les gusta esto: