Gamifica y aprende

La relación con la escuela también viene dada de la necesidad de incluir en el potencial de los videojuegos como fuente de aprendizaje a las personas que se sitúan alrededor del jugador o aprendiz que fomenten o favorezcan ese desarrollo efectivo o no del aprendizaje, en este caso, la figura de la familia o del tutor como guías en el aprendizaje.

«El juego lo anima a concebirse a sí mismo como alguien capaz de solucionar problemas activamente, como alguien que insiste en tratar de solucionar problemas, incluso después de cometer errores, como alguien que, en realidad, no considera los errores sino como oportunidades para la reflexión  y el aprendizaje.«(Gee. 2003)

A raíz de este pequeño fragmento creo que todos vamos a ver clara la idea principal. Cualquiera de nosotros tiene un hijo, alumno, sobrino, nieto que juega con la consola. Me vale cualquier juego. Si prestamos atención a cómo juegan (siempre hay que acompañarles para reflexionar al mismo tiempo que juegan y ayudarles a lograr el aprendizaje que pretendemos y que posibilita el juego), veremos que en ocasiones no logran a la primera su objetivo, o bien los matan, o se acaba el tiempo, o les faltaba una pieza, etc. Pero ellos, no se dan por vencidos y vuelven a intentarlo, y a jugar otra vez, aunque tengan que pasar mil veces la misma pantalla. Pero cada vez que juega, de nuevo, no comete los mismos errores, va probando alternativas, ha reflexionado sobre su partida anterior y ha aprendido nuevas estrategias. Incluso en aquellos casos que se conectan por internet con guías específicas o walkthroughs están entrando en ese ámbito semiótico de ese juego y por tanto estableciendo nuevas conexiones con una comunidad específica, alentando su propia identidad en ese campo y mejorando sus aprendizajes del campo en cuestión, ya que hay foros, preguntas y respuestas de otros jugadores, que invitan a reflexionar o discutir sobre las diferentes maneras de pasar la partida. Con sólo esto, alcanzan un nivel de pensamiento crítico que no es fácil de conseguir habitualmente en la escuela y además les ofrecemos la oportunidad de aprender la tolerancia al fracaso y a la frustración de una manera más suave y efectiva.

(Pincha en la siguiente página)

A %d blogueros les gusta esto: