10 Ideas constructivas para jugar en verano

Photography by: Jeshu John
Photography by: Jeshu John

Ya llevamos casi un mes de vacaciones escolares y se nos acaban las ideas para que nuestros hijos no se pasen el día tirados en el sofá. Han tenido tiempo para todo: videojuegos, aburrirse, descansar, playa/piscina o montaña, …. Todo es válido en vacaciones porque para eso es nuestro tiempo libre y de ocio pero a veces necesitamos inspiración para seguir. Os traigo algunas ideas que además de divertidas y motivadoras son en cierta manera constructivas, lejos totalmente de deberes aburridos que repasan lo que ya han hecho y, en teoría, aprendido. Jugando “menos es más”.

  1. Redescubre tus sentidos. A veces olvidamos que tenemos hasta 5 sentidos útiles (algunos incluso 6) porque acabamos desgastando los más habituales como la vista. Probemos a entrenar y desarrollar esos otros que van quedando en un papel secundario. Hazte con una bandeja o caja grande e introducir cada uno algún objeto de la casa, puede ser cualquier cosa, de cualquier tipo, sin pensar, rápido, sin fijarse mucho en lo que se mete. Cuando esté llena, por turnos, nos vendamos los ojos o los cerramos (sin hacer trampas) y cogemos uno de los objetos. La idea es descubrir a través del resto de nuestros sentidos de qué se trata. La capacidad creativa aumenta y con ello la consiguiente resolución de problemas.
  2. Desarrolla tu capacidad oral. ¡Lo importante que es saber comunicar y expresarse! En este juego vamos a hacerlo de una manera diferente, también haciendo saltar nuestra creatividad. Es un tipo de Tabú. De un lado, un equipo nos pregunta cosas cotidianas y de otro deben contestarlas evitando ciertas fórmulas como el consabido “sí/no”. Desarrollaremos conectores que nos pueden servir para explicar las cuestiones en sí mismas, podemos alargarnos cuanto queramos y entablar un debate. La idea es hablar y hablar sin repetirse con fórmulas cada vez más complejas. Este es el primer paso para que aprendan a hablar en público.
  3. Analiza y reinventa tu casa. Todos conocemos nuestra casa al dedillo pero no todos somos capaces de reinventarla con un aire diferente, misterioso y enigmático. Este juego te ayudará a conseguirlo. ¡Acabarás siendo todo un A. Conan Doyle! Dibuja un plano de tu casa a nivel básico, incorpora los detalles que quieras: alfombras, toallas, armarios, cestas de ropa…. A cada uno de esos detalles incorpórales el misterio. Sobre el plano en papel pega la misma imagen pero esconde algo en su interior, como si fuera un pop up (la imagen con una pestaña para pegarla de un lado). Crea de esa manera una historia de misterio sobre tu casa. Pueden ser fantasmas escondidos en el armario, gatos debajo de la ropa sucia de la cesta, puertas que descubren hombres siniestros, baúles que esconden llaves o pócimas… Tú imaginación puede desbordarse con este juego. Puedes incluir pistas para que otra persona descubra cada una de ellas o simplemente conservarlo para ti como tu propia historia de misterio.
  4. Doodles colaborativos. Una buena manera de poner en práctica tu sociabilidad y ver cómo funcionas colaborando con otros es desarrollar algo juntos. Comienza con una hoja en blanco en el que harás algún garabato. Irás pasando la hoja a cada compañero que harán lo mismo completando cada doodle anterior y creando un dibujo completo.
  5. Observa tu reflejo. El verano es momento de reflexión y nada mejor que conocerse mejor a uno mismo, desarrollar la inteligencia emocional personal. ¿Cómo? Utiliza un espejo que tenga base y sitúalo frente a ti de manera que veas tu cara. Coloca una hoja en blanco enfrente y dibuja tu propio retrato. Reflexiona acerca de aquellos gestos, muecas, arrugas…. que tengas y como te muestras a los demás.
  6. El arte tiene vida propia. Si eres de los que vas a Museos aprovechando el tiempo libre no te olvides de conseguir una postal de tu obra preferida. Una vez la tengas imagina una historia sobre ella y graba tu voz contándola (con el móvil, una tablet, una grabadora…). Puede ser el principio de un blog literario. No te olvides que algunos escritores han tenido éxito con esta idea (Tracy Chevalier: La joven de la perla. 1999).
  7. Brain Training. Nada más fácil que entrenar un poquito el cerebro para mantenerlo en forma. La mayoría de juegos para ello intentan fortalecer la memoria. Tan fácil como reunir en una bandeja tantos objetos como quepan, de distintos tamaños y formas, observarlos durante unos segundos (dependerá de la edad del jugador) y adivinar cuantos había, cuales, en qué orden, etc.
  8. Nunca es tarde para ser emprendedor. En esto los americanos nos llevan ventaja. Están acostumbrados a vender galletas, limonada, etc para recaudar fondos. ¡Tú no vas a ser menos! ¿A quién no le apetece una limonada fresquita con este calor? Busca la necesidad de algo en la zona donde disfrutes de tus vacaciones: limonada si hace mucho calor, algo de comer hecho por tí mismo si no hay ningún servicio similar cerca, tatuajes improvisados hechos con rotuladores especiales para la piel, ayuda para colocar la tumbona…Cobra un precio módico para atraer más clientela y no te olvides de improvisar un pequeño mostrador con cajas de cartón  con el logo y nombre de tu empresa y una caja registradora o caja de zapatos para las cuentas.
  9. Pásate a la investigación. El clásico juego del Stop donde debes escribir palabras que comienzan por una inicial de diferentes categorías pero dentro de tu casa. Coged un cuaderno y boli en mano pasea por la casa hasta completar todas las categorías que habéis puesto con elementos que encuentres dentro de la casa (nombres, colores, ropa, marcas, plantas…)
  10. Llevas el ritmo en el corazón. Tenemos un tic tac interno continuo y no es plan de darle esquinazo a nuestra habilidad musical. El verano es el momento perfecto para comenzar a tocar ese instrumento que tanto te gusta y que nunca te atreviste a aprender, incluso la percusión corporal o con algún objeto. ¿Recuerdas el famoso Cups o Not worthy ?
A %d blogueros les gusta esto: