El secreto de la científica

¿Qué es un juegako?

Escape Room The game

El secreto de la científica

¿Qué es un juegako?

Volvemos para poner en valor un juego que ha sabido innovar combinando de manera excelente las mecánicas y logrando entrar en la categoría de juegakos de esta web.

Como ya comenté en el primero y anterior, no se trata de ser perfecto en su totalidad a un nivel analítico y de diseño, sino de disfrutar de sus pequeñas aportaciones al mundo de los juegos que lo hacen especial y único y que ha dado con la tecla para llamar mi atención.

En este caso, hablamos de un juego de mesa.

Escape Room The game

Escape Room The game es una saga de juegos de mesa de Identity Games publicados en España por Diset que comenzó con un primer original que planteaba la idea de llevar un escape room a tu casa con un mecanismo de llaves que lo hacía diferente a juegos de mesa de este estilo. Luego surgieron expansiones basadas en diferentes escenarios que también utilizaban este primer mecanismo de llaves.

Quizá una de las cosas que más me llamó la atención de este juego eran precisamente los escenarios. Recrea los escenarios para que sigas el hilo conductor del escape y lo hace muy inmersivo. El escenario es el que te muestra las respuestas y tienes que ir conectando las ideas como si de una sala de escape real se tratara. El mecanismo de llaves y cuenta atrás contribuyen a que la experiencia sea totalmente lúdica, incorporando ese otro elemento de juego que tanto gusta, algo manipulativo, y que lo diferencian de otros donde casi siempre están basados en resolver acertijos de una manera en exceso directa. Aquí el componente cognitivo no es tanto de “evaluación” continua sino de hacerse preguntas e ir desvelando las respuestas para llegar a salir como en una sala de escape real. El escenario es importante como parte de ese aprendizaje situado.

De los escenarios que he jugado puedo decir que están muy bien construidos narrativa y ambientalmente y hasta ahora solo había probado la caja original con 4 escenarios: Prison Break, Virus, Cuenta atrás nuclear y el Templo Azteca.

Hoy os presento otro de ellos, pero me quedo con ganas de seguir explorando otros escenarios que tienen, incluso de VR. Sin duda, acabaré comprando otro.

El secreto de la científica

Escape Room The game Rompecabezas, El secreto de la científica es algo diferente y con un atractivo especial: utiliza nuevas mecánicas de juego aunque mantiene el poder del escenario para jugar.

Pensando en los tres elementos de los juegos de mesa básicos: las mecánicas (reglas e interacciones), el tema (conexión emocional) y los componentes (lo tangible o tecnológico) puedo decir que el juego cumple con la idea de que lo abstracto funciona a diferentes niveles.

En relación con las mecánicas, en primer lugar, porque cada escenario es un puzzle que forma parte de otro mayor y sigue unas reglas direccionales para construirse o acoplarse al resto como si fueran módulos de un sistema.

La de idea del juego como sistema que interacciona es lo que suelo hacer en mis diseños y formaciones y aquí se ve claramente al verlo desde el punto de vista mecánico.

Además, cada uno de esos puzzles ha salido de una caja marcada por un símbolo, algo totalmente abstracto que viene dado por un mecanismo nuevo (antes eran unas llaves con crono y ahora es algo más analógico pero igual o más efectivo porque te ofrece continuamente retroalimentación y puedes manipularlo para verificarla). La acción principal es la investigación del escenario y en esto es una maravilla ilustrada que dirige continuamente nuestra mirada.

La caja incluye el puzzle para que construyas el escenario y algún tipo de pista o referencia que necesitarás para resolver las pruebas. Cuando tengas las respuestas colocarás las piezas correspondientes en el medidor y resolverás cuál es el siguiente escenario a destapar.

Las mecánicas son sencillas, el mecanismo de verificación, unas monedas para pistas (no las he usado) y desafíos en su mayoría visuales. Todas las pruebas en un nivel de flow perfecto. En mi caso lo he jugado con adolescentes desde 15 y bien. Suponen un desafío pero no son imposibles.

Sin embargo, hay un momento en el juego en el que hay que tomar una decisión “difícil” basada en la idea de salvarte tú o salvar a otro. Creo que esto ha alimentado positivamente la motivación al jugar precisamente porque se trata de una decisión que contrapone la idea de supervivencia con la de altruismo y al jugar con otros me ha resultado interesante ver qué decidíamos cada uno, teniendo en cuenta que todos formábamos parte del mismo equipo.

Si algo me ha gustado especialmente es el mecanismo que utiliza para verificar la resolución de cada escenario. Utiliza un sistema muy original de verificación basado en un cuadrante con 4 piezas de puzzle que son descubiertas en cada escenario y que en función de la suma de sus números implica una rotación determinada siguiendo las agujas del reloj o en sentido contrario, y confirman el siguiente escenario que debemos explorar. Los escenarios vienen dentro de una caja con 6 cubículos representados por un símbolo en donde tanto la forma, como el color y el dibujo son importantes. Empiezas por uno concreto y este te lleva al siguiente, y al siguiente y así o casi así hasta el final que tiene una pequeña y divertida sorpresa.

En relación con el tema, revela una narrativa que va construyéndose poco a poco pero donde cada escenario tiene su propia trama. La conexión emocional, la inmersión y la experiencia se siente desde el primer momento.

La estructura narrativa y visual del juego es de 10. De hecho, la decisión de adquirir este juego fue precisamente su formato: cajas de puzzles. Juega con el estilo de crímenes ilustrados añadiendo el componente de “encierro” en una sala. El objetivo es desvelar que ha sucedido en esa sala, pero por partes. Cada rincón de la sala tiene su propia historia que no es sino una parte de la verdadera historia de la protagonista, la muerta. Combina a la perfección ese sistema de juego tipo Cluedo con el tipo Escape.

En esta ocasión el escenario se va construyendo por el jugador con base a una secuencia lineal donde cada escenario se convierte en parte de un puzzle-sala global que da sentido al final a la narrativa completa. Esta narrativa se va desvelando con cada fragmento de escenario. Esto supone que cada escenario no es un puzzle completo y al uso sino que tiene una forma predefinida a modo de pieza de tetris y que sigue unas reglas concretas de combinación.

Lo mejor:

Una de las cosas que as me han gustado es que no hace falta jugarlo seguido. Puedes desvelar cada caja en momentos diferentes aunque te suponga volver a construir el puzzle para ver la historia global al final.

Esto choca un poco con la idea de escapar en un tiempo delimitado. Por supuesto, se puede poner cronómetro pero da más libertad al jugador a la hora de jugarlo y toma prestada esa característica de otras mecánicas como la del puzzle.

Los desafíos es otro de los elementos que destaco. Normalmente en este tipo de juegos los veo o muy fáciles o incomprensibles, no sé de dónde se sacan las cosas. En esta va todo fluido, es asequible pero requiere esfuerzo. Creo que eso está muy bien llevado y todo tiene sentido, es coherente en la construcción de la estructura del propio escape, tanto a nivel de cada fragmento de escenario como de escenario completo.

Se me ha hecho corto y me hubiera gustado seguir jugando y eso es significativo.

Quizá una de las cosas que mejoraría es hacia el final cuando vislumbras dos posibles caminos narrativos. No quiero hacer spoilers así que solo diré que hubieran estado genial más ramificaciones narrativas.

Como conclusión, es un juego que merece la pena.

 

Si quieres ampliar, innovar y seguir aprendiendo ¡Pásate por #AgoraVirtual!

Tu aula virtual de aprendizaje en línea con muchos más recursos a tu alcance.

No somos nada sin nuestra tribu.

¿Me invitas a un café para apoyar mi proyecto?

¿Me invitas a un café?

Gracias

 

*En este post hay enlaces patrocinados (mira las FAQ y la política de privacidad para más información).

 

A %d blogueros les gusta esto: